twitter
rss



Hola, soy Adela, hoy hace 12 años desde que terminó mi vida. Algunos no os creeréis esta historia pero es verdad, es la historia de mi vida. Con 3 años mi padre me regaló una muñeca, medía 50 cm. A mí me encantaba esa muñeca, todas las mañanas jugaba con ella antes de ir a la guardería. Pero desde que papá trajo esa muñeca a casa por las noches pasan cosas muy raras... Por la noche, después de cenar me quedé durmiendo en el sofá. De repente algo me tocó la pierna y me susurró al oído, soy tu peor pesadilla... Desde entonces no sé que pasa en casa, pero los cuadros se caen, mamá se cayó por las escaleras hace un par de días, a papá le han dado la baja médica en el trabajo por depresión y a mi me van las cosas fatal en el colegio. Sé que todo esto ocurre por que tengo la muñeca, no es que sea muy bonita, pero jamás he tenido una muñeca tan grande. Se acaba de mudar un vecino nuevo al lado de mi casa, se llama Brothman Wetsley, es un hombre robusto, barba y pelo blanco, gafas enormes y sobre todo una dentadura asquerosa. Hoy 31 de octubre cumplo 15 años mis padres me han regalado una cámara de fotos, mañana tras mañana al salir del instituto, cogía mi cámara y salía a hacer fotos a todo lo que se me pusiese por delante, árboles,casas,animales... Era tan feliz que ni siquiera me daba cuenta del tiempo que pasaba echando fotos a cualquier cosa preciosa que se interpusiese en mi camino.
Hoy justamente cuando he llegado del instituto mis padres estaban charlando con el señor Brothman Wetsley. Me acerqué a ellos para preguntarle a mi madre que cuando comíamos, el señor Brothman me miró con una cara extraña y fría. Enseguida entré a casa. Al día siguiente al salir del instituto fuí a casa por un atajo. Mamá me había hecho un gorro de lana que no me gustaba nada. Lo llevaba puesto, porque para mí mi madre es lo primero. De pronto vi al señor Brothman salir de un matorral. Me asusté mucho, pero me dije a mi misma, anda no seas tonta, ¿no ves que simplemente es tu vecino?... Parecía ser solo eso , el señor Brothman me dijo que había construido una pequeña casa bajo tierra para los chicos del barrio, convencida al final me rendí a entrar. Era un sitio pequeño, en el que había mil figuras de todo tipo, sobre todo de conejos y una pequeña nevera en la que guardaba todas las bebidas.
Entonces miré mi reloj y vi que me había pasado de la hora en la que me decían mis padres. Le dije al señor Brothman , adiós señor Brothman es hora de irme. Subí las pequeñas escaleras y me dispuse a salir por la puerta. Entonces me agarró de la ropa y me tiró al suelo, me empezó a pegar con un palo de madera en la cabeza ahí quedé inconsciente desde ahí ya no me acuerdo de más.. Sé que ahí acabó mi vida, todo esto sucedió por la endemoniada muñeca que me trajo mi padre, ojalá mi vida no hubiese comenzado ni terminado así. Mis padres tras las investigaciones de mi vida se enteraron de que mi vecino , el señor Brothman Westley asesinaba a las niñas de mi edad. Terriblemente esta historia ocurrió 12 veces. Mató a 12 chicas de mi edad o años menores, incluso a una niña de 6 años... Aunque más terrible es ver a todas las chicas que mató incluida yo desde mi cielo. Desde mi cielo convivo con todas las niñas que esa persona tan maligna se negó a matar.
Escrito por: María de la sierra Martínez Castro.

2 comentarios:

  1. Es un cuento muy bonito. Tiene intriga y está muy bien escrito. Muy bien María de la Sierra.

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

Publicar un comentario